Queridos amigos,

Hemos tenido un poco abandonado este espacio virtual, aunque a pesar de ello (o tal vez la razón de ello sea precisamente que) en el mundo real seguimos creando, enseñando, aprendiendo y compartiendo ideas, canciones, tonadas y saberes de muchos tipos. Afortunadamente, seguimos teniendo la oportunidad de desarrollar en las aulas de todos los niveles, espacios de aprendizaje, apreciación y crecimiento con ayuda de la música.

La evidencia científica últimamente le ha dado la razón a lo que sostenemos los autores de música infantil desde nuestros años de experiencia: Además de brindar un espacio de diversión, entretenimiento y alegría, el acercamiento a la música favorece una serie de beneficios para el desarrollo de la infancia. Escuchar música genera reacciones de alegría y placer a nivel cerebral, favorece la capacidad de concentración y la atención, facilita el aprendizaje de vocabulario en la lengua materna y el aprendizaje de segundas o terceras lenguas. Interpretar música al cantar, bailar o tocar un instrumento, además apoya el desarrollo de la disciplina y la constancia, la coordinación psicomotriz, el manejo del cuerpo en el espacio y por supuesto, la interacción social. Por esas razones, en muchos países se está promoviendo la enseñanza de la música en las escuelas preescolares y de educación básica.

Sin embargo, al hablar de “música” estamos hablando de una gran diversidad de géneros, estilos, autores, intérpretes, instrumentaciones, armonías, modas…. Y no cualquier cosa tiene los resultados deseados en para los y las pequeñas de la casa. Sólo la buena música.

Y hay buena música de muchos tipos y géneros y estilos, del mismo modo que también ha habido música pobre y sin mérito de todos los géneros y en todas las épocas.

Una preocupación constante y vigente para un profesor de música, es que como reflejo de la poca atención que tristemente muchas familias pueden dar a las y los niños, no parece haber una consideración específica a la música a la que están expuestos los pequeños (ni las imágenes, ideas, lenguajes y demás, pero volvamos a la música), y nuestra infancia está creciendo expuesta a las canciones que suenan en la radio o la televisión, a la música que prefieren los adultos de la casa o si tenemos un poco de suerte, a las selecciones que la moda o la televisión plantean para los niños, como los videos de música electrónica ilustrados con dibujos animados, o las propuestas de grupos de niños o preadolescentes que cíclicamente genera la industria discográfica.

Y no toda es buena y recomendable para el público infantil, a veces por el contenido de las letras, por los valores que se proyectan en las letras o en las imágenes que les acompañan, o a veces por la pobreza de su estructura musical, que no constituye un reto o una propuesta interesante para las neuronas.

Pensando en eso, hemos creado una iniciativa que queremos compartir con ustedes. La idea es compartir estas reflexiones, sensibilizarnos unas y unos a otros, e intercambiar información sobre lo que ustedes y yo conocemos que puede ser llamado “buena música para niños”. Con la experiencia de tantos años en la radio dirigida a ese público, puedo aportarles muchos recursos, además cada nuevo ciclo escolar me plantea el reto de investigar y descubrir nuevos hallazgos. Pero sé que mis amigos, mis colegas, son también unos grandes expertos y/o generadores constantes de propuestas valiosas, enriquecedoras y recomendables para los pequeños. Y que muchos padres y madres de familia se han dado a la tarea de investigar y seleccionar buena música para sus hijos. Y que muchos que ya no son niños ni niñas -aunque lo sean de corazón- siguen disfrutando este tipo de música y se han vuelto expertos exploradores del universo musical.

La propuesta es compartir. Y aportar lo que cada quién sepa. Para ello creamos este grupo en Facebook:

Grupo “Buena Música para Niños”

Y queremos invitarles a escuchar lo que por ahí se ha compartido y a proponer lo que ustedes conocen. A acercarles a sus hij@s, sobrin@s, alumn@s y demás niñ@s que les rodean, estas probaditas de buen alimento para el alma, el corazón y el cerebro.

musica-para-ninos_small

Quiero contarte, si me lo permites, la historia de este disco, con algunos de sus detalles, anécdotas, imágenes, y las canciones contenidas en él.

Es un disco heroico. Lleno de anécdotas de juventud, sacrificios, entusiasmo, ilusiones; pero sobre todo… amistad. Sí, fraternidad y ayuda incondicional.

Habría sido imposible hacerlo sin la ayuda de los amigos.

1980… No había computadoras personales, Pro Tools ni esas cosas.

Los sintes estaban en su apogeo y eran el máximo adelanto tecnológico a que podíamos aspirar. Entonces, hace apenas 29 años, la música se hacía a mano. Grabábamos en cintas de dos pulgadas a dieciséis o veinticuatro canales.

El productor puso el estudio: “Audioacústica”. Yo debía aportar arreglos, partituras, músicos y todo lo demás. Así que me puse a escribir, con una idea muy clara de lo que deseaba, pero con temor de principiante.

Enrique Díaz, hermano extrañado, me echó la mano con los arreglos de “Besos de Caramelo” y “Fuego, Dinamita y Juventud”. Estuvo horas y horas en el estudio conmigo, aconsejándome y corrigiendo mis errores de novato.  También tuvo la paciencia y gentileza de cantar algunos coros y armonías.

La primera llamada fue para Martha Serrano. Excelente amiga con quien había compartido un grupito juvenil-adolescente y el privilegio de ser, juntos, los primeros alumnos inscritos en el Centro Experimental de Educación Musical de la SACM.

Bueno, pues Martha, esta primerísima voz – cuya textura describiera mi hermano Ramón Gómez como “de tortillita de harina” – vino a hacer coros y segundas voces; además aportó su flauta ¡Qué privilegio el mío!

Las bases. Había que grabar primero las bases, bien. El grupo “Los Laszers”, cuatro muchachos en busca de una oportunidad, me hicieron el favor de ejecutarse esas bases. Bajo en manos del tocayo Ezequiel, Moy en la batería, Chalío en la guitarra requinto e Irineo en la guitarra rítmica.

Luego vinieron los pianistas. Raúl Garduño trajo su talento y sus manos privilegiadas, acompañadas de un Júpiter 8, nada más ni nada menos. Qué envidia que nos daba…

jupiter-8

Y él nos deleitaba: le sacó excelentes sonidos que vistieron muy bonito las canciones. Con su sinte hizo todos los ruiditos y efectos de “Orejas de Piquito”.

http://www.archive.org/download/MusicaParaNios/06OrejasDePiquito.mp3%20

Pero lo mejor de todo fueron sus pianos. Vistió las armonías con sus sextas, novenas y séptimas mayores.

Javier San Juan tocó una pieza. Vino solamente para aplicar su talento pianístico en  “Fuego, Dinamita y Juventud” imprimiéndole un sabor diferente.

Ponchito, Alfonso Sánchez, estaba al sax en ésta pieza. Bien, bien, muy bonito trabajo, y además, profesional y experto, pues se nos había olvidado transportar la partitura, pero él se la echó a primera vista.

http://www.archive.org/download/MusicaParaNios/04FuegoDinamitaYJuventud.mp3%20

Aquiles Jonatan me había dado tiempo atrás unos versos que convertí en letra de canción y les puse música. De ahí nació “Mi pelota y yo”. Desde el principio tuve la idea de grabar ésta canción “A capella” con un coro de cuatro voces; pero al productor no le gustaba mucho la idea y me pidió que le pusiera “aunque sea” una guitarra. Así que le puse una guitarra, pues.

http://www.archive.org/download/MusicaParaNios/09MiPelotaYYo.mp3%20

Pero, aguarda… eso no es todo. Siguieron viniendo los amigos. Algunos llegaban de visita, otros estaban ahí y contribuyeron con algo. Chilo Morán andaba de visita en el estudio y se metió a hacer palmas en “El niño güero, güero”. ¿Te imaginas? El gran jazzista mexicano ¡Estuvo en mi disco! Je… gran aportación, Chilo Morán. Gracias.

http://www.archive.org/download/MusicaParaNios_150/ElNioGeroGero_final.mp3%20

Cuando el disco estaba listo y comenzábamos a hacer la mezcla, nos avisan que la canción “Carita de nuez” había sido aceptada para participar en un concurso; así que no podíamos ponerla ahí. Ya no había tiempo, teníamos que sustituirla o dejar el hueco.

Esa noche me fui a mi casa con la preocupación y la duda. Me metí a darme un baño, pues la regadera es el lugar en donde se me ocurren las ideas. Tenía que ser algo que pudiera grabar solo, porque los músicos invitados ya habían hecho su trabajo. Sí, debía ser algo que pudiese armar con percusiones, bajo, guitarra, sencillo y rápido.

Andaba rondando en mi cabeza la idea de hacer algo hawaiano. Acababa de comprar unos aditamentos para tocar guitarra hawaiana y los quería estrenar. De pronto, veo una arañita en el cuarto de baño. Contemplando cómo las gotitas salpicaban su telaraña, llegó la idea como trabalenguas: “La araña hawaiana”.

Y así jugando con las palabras surgió “Mariana, la araña hawaiana”. A medio vestir, me senté en mi restirador con el papel pautado y salió la cancioncita; letra, música y arreglo de un jalón. Al día siguiente me presente en el estudio con mi bajo, guitarra y un montón de percusiones.

Bueno, ya hasta el ingeniero se había marchado. Así que – y debo reconocer su valiosa aportación – Marcela Tron se habilitó en diez minutos y me grabó. Le iba diciendo qué botones apretar y corría a la cabina a tocar. Ella también hizo algunas percusiones. Al final, hasta me ayudó con los coros.

http://www.archive.org/download/MusicaParaNios/05MarianaLaAraaHawaiana.mp3%20

Ahora sí. Ya terminado el disco, había que hacerle una portada. Mi buen hermano Rolando de la Rosa se ofreció a realizarla. Primero hizo un dibujo en crayón, como de niño, de unas notas musicales jugueteando en un pentagrama de colores.

Dibujo de Rolando de la Rosa

Dibujo de Rolando de la Rosa

La contraportada la hizo sobreponiendo objetos, una foto y papelitos. ¡Maravillosa!.

Contraportada

Contraportada

Originalmente, el disco se llamaría “Música de juguete”, pero Rolando me convenció de llamarlo simplemente “Ezequiel… Música para niños”. Tuvo mucha razón, aunque me quedé con las ganas de usar éste título y años después hice otro disco que sí llevó el nombre de “Música de juguete”.

¿Y la foto? (esa de “… es el que canta”). Juan San Juan me hizo una sesión de fotos.

tu-1tu-2tu-3

Después, tomó los dibujos y el montaje de Rolando y listo.

El disco estaba completo.

Gracias a todos estos extraordinarios amigos fue posible realizar éste primer sueño. Y ha fructificado, ha valido la pena. Aún me pasa que mis alumnos de Kinder o de Preprimaria se entusiasman con “Orejas de Piquito” y la piden. Pero igualmente, su papá me dice “Ay, yo la escuchaba cuando era chico”.

Por los comentarios que han llegado a éste blog y a mi canal de Youtube, puedo darme cuenta que algunas de éstas canciones permanecen en la memoria y el corazón de muchos. Por eso me parece importante compartir contigo estas memorias.

La gran sorpresa… Checoblog, con una sola frase: “Voy a patinar con tenis” ha logrado convocar a una gran cantidad de personas que han acudido, trayendo preciosos regalos vestidos de historias, solicitudes, recuerdos compartidos y encuentros asombrosos.

Así que ya sabes, cuando escuches éste disco, estarás oyendo el trabajo de Enrique, Martha, Raúl, Javier, Chilo… Gracias de todo corazón, los tengo en mi recuerdo siempre.

Éstas son las diez canciones de mi primer disco, en el orden original del LP, con “Orejas de Piquito” abriendo el lado B.

Lado A

1.    …Y Dios inventó a los niños

http://www.archive.org/download/MusicaParaNios/01YDiosInventALosNios.mp3%20
2.    La ranita

http://www.archive.org/download/MusicaParaNios/02LaRanita.mp3%20
3.    Quien viene

http://www.archive.org/download/MusicaParaNios/03QuienViene.mp3%20
4.    Fuego, dinamita y juventud
5.    Mariana la araña hawaiana

Lado B

6.    Orejas de piquito
7.    Besos de caramelo

http://www.archive.org/download/MusicaParaNios/07BesosDeCaramelo.mp3%20
8.    Voy a patinar con tenis

http://www.archive.org/download/MusicaParaNios/08VoyAPatinarConTenis.mp3%20
9.    Mi pelota y yo
10.    El niño güero, güero

http://www.archive.org/download/MusicaParaNios/10ElNioGeroGero.mp3%20