Queridos amigos,

Hemos tenido un poco abandonado este espacio virtual, aunque a pesar de ello (o tal vez la razón de ello sea precisamente que) en el mundo real seguimos creando, enseñando, aprendiendo y compartiendo ideas, canciones, tonadas y saberes de muchos tipos. Afortunadamente, seguimos teniendo la oportunidad de desarrollar en las aulas de todos los niveles, espacios de aprendizaje, apreciación y crecimiento con ayuda de la música.

La evidencia científica últimamente le ha dado la razón a lo que sostenemos los autores de música infantil desde nuestros años de experiencia: Además de brindar un espacio de diversión, entretenimiento y alegría, el acercamiento a la música favorece una serie de beneficios para el desarrollo de la infancia. Escuchar música genera reacciones de alegría y placer a nivel cerebral, favorece la capacidad de concentración y la atención, facilita el aprendizaje de vocabulario en la lengua materna y el aprendizaje de segundas o terceras lenguas. Interpretar música al cantar, bailar o tocar un instrumento, además apoya el desarrollo de la disciplina y la constancia, la coordinación psicomotriz, el manejo del cuerpo en el espacio y por supuesto, la interacción social. Por esas razones, en muchos países se está promoviendo la enseñanza de la música en las escuelas preescolares y de educación básica.

Sin embargo, al hablar de “música” estamos hablando de una gran diversidad de géneros, estilos, autores, intérpretes, instrumentaciones, armonías, modas…. Y no cualquier cosa tiene los resultados deseados en para los y las pequeñas de la casa. Sólo la buena música.

Y hay buena música de muchos tipos y géneros y estilos, del mismo modo que también ha habido música pobre y sin mérito de todos los géneros y en todas las épocas.

Una preocupación constante y vigente para un profesor de música, es que como reflejo de la poca atención que tristemente muchas familias pueden dar a las y los niños, no parece haber una consideración específica a la música a la que están expuestos los pequeños (ni las imágenes, ideas, lenguajes y demás, pero volvamos a la música), y nuestra infancia está creciendo expuesta a las canciones que suenan en la radio o la televisión, a la música que prefieren los adultos de la casa o si tenemos un poco de suerte, a las selecciones que la moda o la televisión plantean para los niños, como los videos de música electrónica ilustrados con dibujos animados, o las propuestas de grupos de niños o preadolescentes que cíclicamente genera la industria discográfica.

Y no toda es buena y recomendable para el público infantil, a veces por el contenido de las letras, por los valores que se proyectan en las letras o en las imágenes que les acompañan, o a veces por la pobreza de su estructura musical, que no constituye un reto o una propuesta interesante para las neuronas.

Pensando en eso, hemos creado una iniciativa que queremos compartir con ustedes. La idea es compartir estas reflexiones, sensibilizarnos unas y unos a otros, e intercambiar información sobre lo que ustedes y yo conocemos que puede ser llamado “buena música para niños”. Con la experiencia de tantos años en la radio dirigida a ese público, puedo aportarles muchos recursos, además cada nuevo ciclo escolar me plantea el reto de investigar y descubrir nuevos hallazgos. Pero sé que mis amigos, mis colegas, son también unos grandes expertos y/o generadores constantes de propuestas valiosas, enriquecedoras y recomendables para los pequeños. Y que muchos padres y madres de familia se han dado a la tarea de investigar y seleccionar buena música para sus hijos. Y que muchos que ya no son niños ni niñas -aunque lo sean de corazón- siguen disfrutando este tipo de música y se han vuelto expertos exploradores del universo musical.

La propuesta es compartir. Y aportar lo que cada quién sepa. Para ello creamos este grupo en Facebook:

Grupo “Buena Música para Niños”

Y queremos invitarles a escuchar lo que por ahí se ha compartido y a proponer lo que ustedes conocen. A acercarles a sus hij@s, sobrin@s, alumn@s y demás niñ@s que les rodean, estas probaditas de buen alimento para el alma, el corazón y el cerebro.